Una de las enfermedades articulares cuyo manejo representa un mayor desafío para el veterinario clínico es la osteoartritis (OA).